“ HERMOSURA DE LA MADRE DE DIOS”

 

1.- INVOCACIÓN INICIAL

 

Lector: En el nombre del Padre, del Hijo….

             Dios mío, ven en mi auxilio

Todos: Señor, date prisa en socorrerme.

Lector: Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo

Todos: Como era en un principio ahora y siempre por los siglos  

            de los siglos. AMEN.

Lector: ORACIÓN: Señor, purifica mis labios y mi corazón, para

                                 que pueda dar gloria a tu nombre, al bendecir  

                                 y ensalzar a la Virgen Maria, Madre tuya  

                                 y Madre nuestra. AMEN.

2.- SALUDO

 

Lector: Maria, madre del Rosario, eres hermosa por la belleza de tu alma, que es adornada con todas la virtudes. Eres mas hermosa que el sol; comparada con la luz, tú la aventajas¡

Todos: ¡MARIA, TÚ ERES LA MAS HERMOSA DE LAS

             CRIATURAS¡

 

Lector:  Maria, tú eres la obra maestra de la creación, la imagen 

              perfecta de Dios. Te pareces en todo a tu Hijo, “el más

              hermoso de los hijos de los hombres”.

Todos: ¡MARIA, TÚ ERES LA MAS HERMOSA DE LAS

             CRIATURAS¡

 

Lector: Madre, Reina del Rosario, también nosotros tus hijos

             queremos asemejarnos a Ti, y como hermanos a Cristo, tu

             Hijo. Haznos cada día más semejantes a ti.

 

Todos: ¡MARIA, TÚ ERES LA MAS HERMOSA DE LAS

             CRIATURAS¡

 

3.- lectura meditativa

 

         El Papa Pio XII nos habla con las palabras de la Sagrada Liturgia que llaman a Maria, “bella como la luna.”

Al hablaros hoy de la Madre, os invito a mirarla, para que quedéis encantados; para que la imitéis y os sintáis sostenidos y protegidos por Ella. María, mujer bella como la luna. Es esta una manera de expresar su excelsa belleza. ¡Que bella tiene que ser la Virgen¡ ¡Cuantas veces nos ha impresionado la belleza de una cara angelical, el encanto de la sonrisa de este niño, la fascinación de aquella mirada pura! Ciertamente, en el rostro de su propia Madre, Dios ha recogido todos los fulgores de su arte divino. ¡La mirada de Maria! ¡La sonrisa de Maria! ¡La dulzura de María! ¡La majestad de María, reina del cielo y de la tierra! Como brilla la luna en el cielo oscuro, asi la hermosura de Maria se distingue sobre todas las hermosuras, que parecen sombras junto a Ella. Maria es la mas bella de todas las criaturas…

Dios ha revestido su alma con la plenitud de sus riquezas por un milagro de su omnipotencia, y ha hecho pasar a la mirada de maria algo de su dignidad divina. Un rayo de la belleza de Dios brilla en los ojos de su madre. ¿N o crréis que el rostro de Jesús, deberia reproducir de algun modo los rasgos del rostro de Maria? Ya que el rostro de todo Hijo refleja los ojos de la Madre. “Bella como la luna” ¡qué feliz quien pueda verte madre del Señor, y recrearse en Ti! ¡ ojala pudieramos estar contigo en tu casa para servirfte siempre!

Querriamos que, como hijos de maria, procuraseis reproducir en vuestra alma su belleza sobrehumana. Tened, pues, a imitación de Ella, union perfecta con Jesús. Que Jesús esté en vosotros y vosotros esteis en él, hasta la fusion de vuestras vidas con la suya. Que los esplendores de la fe, esten en vuestras mentes, y que, como Ella, juzgueis y razoneis según Dios.

Como hijos de Maria, llevad en las facciones de vuestra alma el parecido de la Madre del cielo.

4.- REFLEXION PERSONAL

 

   Oramos en silencio, pidiendo interiormente aquellas gracias, favores o necesidades que deseamos alcanzar por medio de nuestra  Madre la Virgen del Rosario.

5.- PLEGARIA

 

Lector: María, para que se refleje en nuestras almas la hermosura

             con quee Dios te adornó. 

Todos: MADRE DEL ROSARIO, ATIENDE NUESTRA

             SUPLICA Y ESCUCHANOS.  (se reza Ave Maria.)

Lector: Para que en nuestra vida, como en la tuya, se manifiesten

             las maravillas que Dios obra en nosotros.

Todos: MADRE DEL ROSARIO, ATIENDE NUESTRA

             SUPLICA Y ESCUCHANOS.  (se reza Ave Maria.)

Lector: Para que la iglesia aparezca siempre con la hermosura que

             le proporcionan la belleza y santidad de sus hijos.             

Todos: MADRE DEL ROSARIO, ATIENDE NUESTRA

             SUPLICA Y ESCUCHANOS.  (se reza Ave Maria.)

6.- ORACIÓN FINAL

 

                    ¡Oh Virgen Santísima del Rosario, bella como la luna, delicias del cielo, en cuyo rostro se miran los bienaventurados y se reflejan los ángeles; haz que nosotros tus hijos nos parezcamos a Ti y reciban nuestras almas un rayo de tu belleza. ¡Ayúdanos Madre, te lo pedimos con fe! Por Jesucristo Nuestro Señor. AMEN.  

 

REINA DEL SANTÍSIMO ROSARIO.

Ruega por nosotros.

CANTO DEL HIMNO DEL ROSARIO.