Vida de Hermandad

         Como viene siendo habitual en esta sección de nuestro boletín voy a desglosar una breve crónica de la vida de nuestra Hermandad a lo largo del ejercicio 2008-09.

         Comenzamos la andadura en el mes de Octubre, mes del Rosario, con el Solemne Triduo celebrado durante los días del 3 al 5, ocupando la Sagrada Cátedra el Padre D. Nicasio Martín Campos O.P. Convento de Santo Tomas de Sevilla, deleitándonos con su predicación y solemnidad, con asistencia de hermanos y fieles devotos de Ntra. Sra. del Rosario, a continuación acompañamos a nuestra Titular por las calles del barrio de la Alcantarilla, con la asistencia de la Banda de Música de Jaén, dirigida por D. Juan Antonio García Mesas, la cual nos deleito con sus marchas durante todo el recorrido.

         El día 7 de Octubre, festividad de Ntra. Sra. del Rosario, celebramos la solemne Función Principal, ocupando la Sagrada Cátedra D. Pedro Ortega Ulloa, Rector del Seminario, junto con el Seminario Diocesano.

Sin darnos cuenta, llegamos al mes de Mayo, tiempo dedicado a la Virgen Maria, acompañados de nuestras queridas MM. Dominicas celebramos la Sagrada Eucaristía, con motivo de la Fiesta de la Rosa,  tradición dominicana antiquísima, en la que se bendicen rosas que luego son repartidas entre los hermanos y devotos que asistieron al acto religioso, fue ofrecida por las almas de nuestras hermanas fallecidas, Capilla Buendía y Carmen Hernández.     

Como viene siendo habitual y acompañados de nuestra cofradía hermana de la Estrella, asistimos a la Eucaristía, que con motivo del mes de la flores, se desarrollaba en la Iglesia-Santuario de San Ildefonso, donde se ofreció un ramo de flores a nuestra Patrona la Virgen de la Capilla.

Concluimos este trimestre del año asistiendo a la Magna Procesión de nuestra Madre de la Capilla, celebrada el día 11 de Junio, acompañado de las demás Hermandades de la ciudad, tanto de Gloria como de Pasión.

         El día 8 de Agosto, Festividad de Santo Domingo de Guzmán, asistimos a la celebración Eucarística que presidio el Padre Carmelo Lara O.P., al termino compartimos unos momentos con las RR.MM. Dominicas, parte indispensable para todos los que formamos esta Cofradía, ya que sin sus oraciones, cariño y apoyo incondicional no seriamos nada.

         Permitidme que termine con un apunte histórico sobre la tradición del Rosario, realizada por su Santidad el Papa Pío XI en la Encíclica “Ingravescentibus malis” (29 de Septiembre de 1937), donde basa en el Rosario su esperanza de la superación del los males que se cernían sobre el mundo cristiano, amenazado por dos terribles enemigos: el nazismo alemán y el comunismo ateo de Rusia.

Primeramente comienza señalando que entre las plegarias que dirigen los cristianos a la Virgen ocupa el lugar principalísimo el Rosario. He aquí sus palabras: “Ningún cristiano ignora que, entre las diversas y muy útiles plegarias que dirigimos a la Madre de Dios, obtiene especial y principalísimo lugar el santo Rosario”. Y la razón de ello se debe a los mismos elementos que lo conforman: Oración del Padre nuestro, el Avemaría, debida al Ángel y a santa Isabel, y la contemplación de los misterios que nos dan vida.

Después sale al paso de aquellos que desprecian el Rosario por ser una repetición cargante de las mismas oraciones, algo propio de niños y viejas. El Papa les replica diciendo: “A esto hay que hacer notar, en primer lugar, que la piedad, lo mismo que el amor, no se cansa de repetir con frecuencia las mismas palabras, y el fuego de la caridad que las inflama, hace que contengan siempre algo nuevo”.

Señala a continuación el Sumo Pontífice que: “Aun en este siglo, henchido de soberbia, son innumerables los hombres de todos los tiempos y condiciones, que no solo lo tuvieron en gran aprecio y lo recitaron con gran piedad, sino que también lo emplearon como arma muy poderosa para rechazar al demonio, para conservar la castidad e integridad de vida, para adelantar en el camino de la virtud y conseguir la paz de la humanidad. Ni faltaron varones eminentes en sabiduría que, ocupados en sus elucubraciones e investigaciones, no dejaron pasar un solo día sin recitar de rodillas el Santo Rosario”.

 

Los Papas en su Magisterio ordinario tuvieron una parte muy importante en exposición y precisión de la importancia, de las características y valores de la plegaria rosariana.

         Que la Virgen del Rosario y nuestras RR.MM. Dominicas nos protejan para continuar promulgando un año más la antigua y devota devoción al Santo Rosario.

José Calderón Ortiz

                                                                           Secretario

Esta entrada fue publicada en Boletin 2009 y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.