Presentación del Presidente de la Cofradía

Buenas tardes. Hoy domingo día 12 de septiembre, festividad del Dulcísimo Nombre de María,  nuestra cofradía ha iniciado los actos  y cultos que se han programado con motivo del  X Aniversario de  la Primera Salida  Procesional, y el primer acto ha sido el Devoto Besamamos  a Nuestra Señora del Rosario, que se ha celebrado durante el día de  hoy en el marco de esta Iglesia Conventual de la Purísima Concepción. 

Aunque mi intención es ser breve en esta intervención, tengo que aprovechar estos minutos para trasladar mi agradecimiento sincero  a todas aquellas personas que han hecho posible con su trabajo a lo largo de esta década,  que hoy estemos celebrando esta efemérides.

Parece quedar lejos aquel día de septiembre del año 2000 en que se reconstituyó la Cofradía del Rosario, cofradía que si bien no procesionaba desde antes del Siglo XX en Jaén, ha estado muy viva en esta sede conventual durante muchos años, celebrándose los actos y cultos que los estatutos tenían programados.

Fué en la primavera del recién estrenado milenio, y al abrigo de nuestra siempre querida Hermandad de Jesús de la Piedad y María Santísima de la Estrella, y con la ilusión nunca disimulada de la comunidad de RR. MM. Dominicas, cuando se inició la andadura silenciosa pero fructífera de un nutrido grupo de cofrades cristianos para conseguir constituir nuevamente la Cofradía del Rosario en esta sede conventual. 

Es mi deber por ello, aprovechar estos momentos para agradecer en primer lugar a la comunidad dominica, su ilusión y su apoyo por hacer realidad lo que para ellas era un sueño, el de volver a constituir la cofradía para dar culto y honor a la Virgen del Rosario, y aún más, nos uníamos a la orden para impulsar la primitiva oración mariana del rezo del Santo Rosario, tan enraizada en esta orden desde que Santo Domingo de Guzmán la fundara allá por el año 1200.

Dar las gracias igualmente al grupo de compañeros de Junta que junto a mí iniciamos  aquel camino, a Manolo, a Jose, a  Agustín, a Paco, a Alfonso, y a Bartolomé. También a Pepe que se unió a nosotros años mas tarde. 

Y cómo olvidarme, de los que han trabajado y nos han ayudado en la sombra. Mención especial a los hermanos mayores de nuestra Cofradía hermana de Jesús de la Piedad y María Santísima de la Estrella. Gracias a Juan Fco. Ramírez y a su Junta de Gobierno. Encontramos en aquellos primeros años sus buenos consejos y abrir las puertas de la Hermandad para todo cuanto nos hiciese falta para poder echar a andar. 

Y así lo ha seguido haciendo Antonio Solomando desde que ocupa el cargo de Hermano Mayor. A él y a su Junta debemos agradecer que el nombre de la Virgen del Rosario, y el de Santo Domingo de Guzmán formen parte del título de nuestra hermandad. Si antes ambas cofradías estaban entrelazadas desde el corazón y espíritu, ahora ya estamos hermanados para la historia. 

Gracias igualmente a todos los cofrades que año tras año os habéis ido uniendo a nosotros en la nómina de la cofradía, y que nos ayudáis de forma constante con vuestra presencia, en todos los actos y cultos que organizamos. 

No quiero olvidarme  en esta tarde del autor de la fotografía que es motivo del cartel. Gracias Jacobo por tu trabajo y tu desvelo, por conseguir plasmar en el cartel esta preciosa imagen.

Y por último un agradecimiento sincero a todas las personas anónimas que no puedo entretenerme en nombrar ahora, y que a lo largo de estos años nos han prestado su consejo, su ayuda y su apoyo. A todos gracias.

Debo terminar y por ello no quiero alargarme más, pero antes quiero dar las gracias a los miembros del Coro “Compases Romeros” que luego escucharemos, por querer realzar este acto con sus voces y letras.

Ahora sí,  como todos ustedes conocen, con  motivo del X Aniversario, la cofradía decidió editar un cartel extraordinario que  ahora será presentado. 

Seguidamente  se iniciará el acto,  con la intervención de la madre  superiora de esta comunidad,  sor Rafaela Catena Martínez,  hecho éste que nos agrada de forma especial, pues además de que esta Iglesia conventual nos acoge como sede de esta Cofradía, como he dicho anteriormente, nuestras monjas son el santo y seña de esta Cofradía, y por ello su presencia y su intervención es un lujo que nos agrada a todos y que engrandece este acto.

Posteriormente será el cofrade giennense,  José Enrique Solas Hernández el que tenga el honor de realizar la presentación del cartel extraordinario del X Aniversario de la Cofradía.

Sin nada más por mi parte, y agradeciendo una vez más la presencia de todos ustedes, cedo la palabra a la madre superiora sor Rafaela.

Muchas gracias.

Esta entrada fue publicada en X Aniversario y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.