Editorial

Es tiempo de Gloria, de advocaciones marianas, arraigadas en la fe de Cristo por mediación de María. Son muchas las advocaciones de la Virgen, que sin duda nos ayuda a seguir con nuestra fe a través de los siglos. Y siglos con los de la advocación del Rosario, que nos viene ayudando en nuestro día a día. Una devoción que cada vez se hace más presente en nuestra ciudad, en los hogares, en las familias y sobre todo en la Iglesia. Con la sabia declaración de Juan Pablo II de proclamar el AÑO INTERNACIONAL DEL ROSARIO, viene a reforzar aún más la devoción y el rezo del Santo Rosario, una oración predilecta, donde se llega con sus misterios a lo mas hondo del ser cristiano.

Como habéis visto, celebramos el año del Rosario, un año que ha venido marcado por diversos actos a lo largo del mismo, desde que se inaugurara el día del bautismo del Señor hasta su clausura el próximo año. Pero aún quedad tiempo para celebrar muchos actos, sobre todo en el mes del Rosario, que como hace ya algunos años viene siendo un poco especial en la ciudad de Jaén, desde que se reorganizara la Cofradía del Rosario en el Convento de la Purísima Concepción.

Son muchos los actos que para este año hemos organizado para los cofrades, como el Tríduo, conferencias, convivencias, y la salida procesional de la Stma. Virgen del Rosario por las calles de Jaén.

Sin duda todos estos actos son reflejo de la devoción hacia la Virgen María que fue sin duda la primera creyente en este mundo, donde no tiene que prevalecer las guerras, el odio ni la envidia, sino la paz en el mundo, para que sea una verdadera catedral de fe cristiana.

Piedad y Estrella es el caminar de nuestra Cofradía hermana, la que nos enseña con su humildad y sencillez que hay que trabajar en la sombra y con constancia. Siempre hemos de agradecer el apoyo que nos presta, porque eso es sentirnos halagados.

En este año tan especial contamos con grandes personas que nos enseñan la devoción del Rosario en nuestra ciudad, que a través de los años ha ido perdurando, porque esa es la verdadera historia de esta cofradía del Rosario, que ha nacido de la nada con el trabajo de su Junta de Gobierno y el apoyo incansable de nuestras artífices principales, las monjas de la Comunidad de Religiosas, las Madres Dominicas, como se las conoce, por su saber evangélico, inculcando los grandes valores de la vida, la sencillez y la humildad. Por eso son el espíritu vivo de estas dos Cofradías, que peregrinan en la ciudad del Santo Rostro, las glorias de María, un rezar incansable hacia la madre de Ntro. Señor, relicario de amor y de esperanza.

Cofradías llenas de sentimiento y de devoción hacia María, cada una con sus estilos y personalidades, diferentes entre sí, penitenciales y de gloria, todas enriquecedoras del Espíritu Santo.

Os animo a que participéis de este Espíritu que llena cada una de nuestras almas y así poder disfrutar de la vida en el mundo terrestre.

Me despido agradeciendo a todas las personas que con sus artículos nos adentran aún más, para conocer la verdadera devoción del Santo Rosario y como no, a las firmas colaboradoras, que hacen que todo el trabajo de un año salga a la luz, para hacer el mes de octubre un mes aún mas especial.

Quiero darle a la Junta de Gobierno las gracias por su trabajo incansable, por quitarle horas a sus familias y a su tiempo libre, eso es de agradecer.

También quiero agradecer a la Comunidad de M.M. Dominicas del Convento de Sta. María de Gracia de Córdoba la donación de la nueva imagen de la Virgen del Rosario, que desde el año pasado es Reina de nuestros corazones.

¡Viva María!

¡Viva el Rosario!

¡Viva Sto. Domingo

¡Que lo ha fundado!

José Castro Cañada

Presidente de la Cofradía del Rosario de Jaén

Esta entrada fue publicada en Boletin 2003 y etiquetada . Guarda el enlace permanente.