Transcurridos los meses estivales nos ponemos en marcha para preparar otro número de este boletín del Rosario, que sin duda constara con un contenido bíblico y religioso, gracias a la nuestros colaboradores.

 

         Me gustaría hacer mención al acontecimiento que hace pocos meses celebramos en Madrid, la XXVI Jornada Mundial de la Juventud, contando con la presencia del sucesor de Pedro, el Papa Benedicto XVI que con su testimonio y el de los jóvenes, venidos de todo el mundo, colocaron a Jesucristo en el centro de su vida, iluminando sus pasos como fundamento de su fe sobre la Roca que es Cristo, por tanto, las cofradías y hermandades tienen que seguir formando y evangelizando a su juventud para que sigan el relevo transmitido de generación en generación.

 

         Por tal motivo el pasado mes de Junio pudimos disfrutar en nuestra Diócesis con la presencia de la Cruz y el Icono de la Virgen María que allá por el año 1984 entregara el ya Beato Juan Pablo II, al clausurar el Año Santo de la Redención, diciéndoles: “Llevadla por el mundo como signo del amor del Señor a la humanidad y anunciar a todos que sólo en Cristo… hay salvación y redención.”. Por otra parte nuestro Pastor Monseñor del Hoyo nos decía: “Así acabamos de hacerlo por estas tierras del Santo Reino, junto con los signos de la presencia maternal de María y el Icono del Santo Rostro. Gracias a todos de corazón, en nombre de esta Iglesia de Jaén.”. Así mismo destacaba que: “la finalidad principal de estas Jornadas es colocar a Jesucristo en el centro de la vida y luz para sus pasos, jóvenes que lleguen a estar “Arraigados y edificados en Cristo, firmes en la Fe.”.

 

         Así mismo nuestra Hermandad, representada por su Junta de Gobierno, acompañamos a nuestra querida imagen de Nuestro Padre Jesús de la Piedad, al Vía-Crucis organizado por la Agrupación de Cofradías y la Delegación episcopal de Juventud, que tuvo lugar por nuestras calles, donde la juventud cofrade estuvo presente dando una respuesta positiva para llevar el Evangelio y dar testimonio a los interrogantes que se plantean los jóvenes en esta sociedad tan laical. Por tanto habría que recordar las palabras de nuestro Obispo y Pastor Monseñor Ramón del Hoyo en la rueda de prensa para anunciar las actividades de la JMJ en Jaén: “El joven, en realidad, es aquel que está despierto a la vida, aquella persona que se encuentra con Cristo, se reconoce joven.”.    

        

         Este año nos seguimos marcando nuevas metas, aunque marcado por la austeridad, no vamos a dejar de engrandecer a Nuestra Madre la Virgen del Rosario. Son tres los actos religiosos que marcaran la fiesta a la Madre de Dios: el Solemne Triduo, la procesión con la Sagrada Imagen de la Madre del Rosario y como colofón la Fiesta Principal el día de su onomástica. No cabe la menor duda que todo esto no sería posible sin el apoyo y el cariño fraternal y espiritual de nuestras queridas Madres Dominicas, pilar de esta Cofradía, muchas gracias Madres por todo y que Dios las bendigan siempre.

 

         No quisiera desaprovechar la oportunidad que se me ofrece para acordarme de nuestra Hermandad de la Estrella y en particular de su hermano mayor y amigo Antonio Solomando que nos vienen apoyando en todo lo que hacemos para transmitir al resto de nuestros hermanos el mensaje de Cristo. Y por supuesto de nuestros cofrades por la confianza depositada a lo largo de estos años para seguir siendo una familia, la familia Rosario-Estrella, deseo que participéis todos en nuestros cultos y actos programados.

           

Para terminar dar las gracias a todas las personas que colaboran con la venta de lotería y con las donaciones particulares que sin duda son ingresos muy importantes, para la divulgación de los actos y para el pago de los cultos. Por eso quiero que entre todos trabajemos codo con codo para que el esplendor de nuestra cofradía sea el esplendor nuestro.

 

         Agradecer así mismo a todas las personas que hacen posible que este boletín llegue a todos los cofrades y de forma especial a las empresas que patrocinan el mismo, para fomentar las tradiciones más populares de nuestra tierra jiennense.

           

                                                                       ¡Viva la Virgen del Rosario!