Gracias, amigos

            El sábado tomé posesión de esta querida Diócesis milenaria de Jaén y mis primeras palabras, del día siguiente, son de agradecimiento sincero, por haberme acompañado.             Aún retienen mis ojos y mi corazón vuestra cariñosa acogida de manos abiertas. Quiero identificarme con cada uno de vosotros y formar parte …